ImranKhan y la Ruta de la Seda


La elección de ImranKhan representa un giro en la política en el sur de Asia en una forma que pocos esperan. Khan cerrará la puerta a la tradicional política estadounidense hacia la cuenca del Caspio, una política de dominación, cambio de régimen y colonización militar. Esa política morirá como una muerte necesaria y dolorosa.

En primer lugar, donde ningún líder paquistaní hubiera podido antes, Khan se acercará a la India. Modi continúa presionando para que haya una disminución de los musulmanes en Cachemira y la amenaza de una guerra contra de China.

India, recientemente, archivó su acuerdo de cooperación con Rusia para desarrollar un avión de combate de quinta generación a favor de comprar tecnología "disponible", posiblemente de los EE. UU. La cooperación tecnológica militar desde hace mucho tiempo entre Rusia e India ha sido un amortiguador no realizado que ha sofocado la retórica hostil entre China y la India, las florecientes superpotencias económicas de la Ruta de la Seda.

La Ruta de la Seda, que unirá China y Alemania con sucursales en el sur de Asia, el Caspio y el Cáucaso, Turquía e Irán, incluso Afganistán, reemplazará toda influencia económica de los EE. UU. y Arabia Saudita. Lo que también está claro es que una comunidad económica regional que abarque Europa y Asia aplacará los conflictos fabricados, el falso terrorismo y las tácticas de cambio de régimen bajo las cuales Estados Unidos bajo el liderazgo de